El Juvenil DH arranca su periplo liguero el 1 de Noviembre contra el CD Conxo Santiago. 
La plantilla choqueira continúa con la pretemporada, esta tarde viaja a Coruña para enfrentarse a un Tercera, el UD Paiosaco a las 20.30 horas en A Porta Santa.

Esta tarde el equipo juvenil División de Honor del CD Choco se desplaza a tierras coruñesas para enfrentarse al UD Paiosaco, un equipo de Tercera División a los que se medirán a las 20.30 horas la joven plantilla redondelana. En lo que será su primer amistoso de la pretemporada, los de Alberto Suárez, continúan su preparación de cara al periplo liguero que arrancará en poco más de un mes.

Hace unos días se conocía el calendario de División de Honor, categoría en la que se estrenarán los juveniles del CD Choco. En una temporada marcada por el Covid-19 el sistema de competición será diferente al habitual; una competición que se desarrollará en dos fases, la primera sería la competición regular mientras que en la segunda los equipos competirán por la Copa de Campeones o por la Permanencia en División de Honor, según el puesto clasificatorio obtenido en la primera fase.

Hablamos con Alberto Suárez, entrenador del equipo juvenil, quien nos comenta al respecto del sistema de competición que “para mí es perfecto en tanto y cuanto es el mismo para todos; es el que se ha decidido por lo que no lo voy a valorar más allá”. Es más Suárez se consideran unos privilegiados porque “que con toda la que está cayendo y con todas las dificultades que hay en otras categorías para que arranquen; que nosotros ya tengamos un calendario y un protocolo que nos garantiza a priori la seguridad de los participantes, pues creo que somos unos priviliegiados”. Y recuerda que él jugó en Infantil Liga Gallega con un formato similar “y me lo pasé muy bien, disfruté mucho y estoy seguro que este año vamos a disfrutar todos muchos de la competición”.

En lo que se refiere al calendario el CD Choco debutará en la categoría como visitante, más concretamente en la capital gallega con el CD Conxo Santiago, el 1 de Noviembre y cerrará esta primera fase en Santa Mariña contra el CD Calasanz, el 7 de marzo.  Le preguntamos al míster por el calendario y Alberto no duda en admitir y reconocer que “soy de los que piensa que todos nos tenemos que enfrentar a todos, por lo que el calendario no me parece algo muy decisivo y al que no le dedico mucho tiempo como tampoco le doy mucha importancia. Obviamente sé que nuestro debut será contra el Conxo y es un partido que tenemos más tiempo que ningún otro para prepararlo. Al final vamos a jugar contra todos; así que el orden de enfrentamientos es lo de menos”.

Y en la preparación de estas 18 jornadas liguera es en la que están inmersos los choqueiros en unos entrenamientos que, como no podía ser de otra manera, están condicionados por el archiconocido virus que llegó a nuestras vidas para alterarlas. El conjunto de Alberto Suárez comenzaba los entrenamientos hace dos semanas pero hasta esta no pudieron realizar sesiones preparatorias al uso pues para garantizar la seguridad de los jugadores etaba prohibido el contacto entre ellos, lo que venía, obviamente, a condicionar ya no sólo el tipo de entrenamientos sino la calidad de los mismos. Pero esto, por el momento es agua pasada, al menos durante 15 días, que es la validez de los test serológicos a los que fueron sometidos toda la plantilla, lo que le permitió recuperar la relativa normalidad de los entrenamientos. “Creo que desde que nos pudimos hacer los test y empezar a entrenar con contacto; la calidad de trabajo ha mejorado mucho y el equipo está asimilando poco a poco lo que queremos, nuestra forma de trabajar, el modelo de juego y la verdad es que estamos super contentos por la predisposición que tienen ellos a entrenar y a mejor y asimilar lo antes posible lo que vamos a hacer durante el año”, nos comenta el entrenador choqueiro. De hecho aprovecharon esta especie de liberación, para celebrar un amistoso con el equipo sénior en el que Suárez nos asegura de su equipo que “que se vieron cosas buenas pero todavía nos queda muchísimo recorrido y mucho margen de error porque estamos hablando de jugadores que nunca jugaron entre ellos”.