El jóven jugador, procedente del Rápido de Bouzas, llega a Redondela con ganas de hacer unbuen curso liguero en lo que será su primera expetiencia en División de Honor. 

El Club Deportivo Choco sigue inmerso en la configuración de la plantilla que para la próxima temporada se estrena en la categoría División de Honor. Alberto Suárez, Pablo Couñago y Hugo Álvarez siguen con la puesta a punto del equipo y esta semana han dado un pasito más con el fichaje de Miguel Román, procedente del Rápido de Bouzas.

Cambio de camiseta y de escudo; decisión complicada pero Miguel se decidió por el club choqueiro porque “era mi último año de juveniles y me apetecía jugar en División de Honor para cerrar esta etapa”. Conocedor del equipo, al que desde hoy pertenece, “lo conocía de enfrentarme la pasada temporada y me gustaba mucho como jugaba y me apetecía venir”.

Nuevo en el club y nuevo en la categoría, aunque en este caso con experiencia en División de Honor categoría cadetes. Miguel Román llega a su presentación como nuevo jugador choqueiro con la sonrisa puesta, la mochila cargada de ilusión y el equipaje del compromiso y responsabilidad “me espero una categoría muy exigente y sé que tengo que trabajar muy duro para jugar y tener un sitio en el equipo”. Ganas también las porta el jóven jugador que se espera de esta temporada un crecimiento como jugador considerable ya no tanto mirando a un objetivo lejano sino próximo  “conseguir la meta marcada por el cuerpo técnico” y para ello, la fórmula mágica no es otra que la de “entrenar bien siempre para que los partidos de fin de semana den su fruto con los 3 puntos”.

Al igual que el resto de compañeros Miguel ansia a ver “rodar el balón”, lo antes posible porque estoy con “muchas ganas de empezar a entrenar y conocer a mis nuevos a compañeros”.