El jugador pontevedrés cambia de escudo después de 11 años en el Juvenil de 
Lérez.

Las últimas puntadas a la confección del equipo, es a lo que está dedicado en estos días el Cuerpo Técnico del Juvenil División de Honor, encabezado por Alberto Suárez, a la espera del pistoletazo de salida a la competición.

En esta ocasión presentan a un pontevedrés llegado del Juvenil del Lérez, el extremo Manuel Tomé, en lo que será su primera aventura fuera del club que lo vio nacer como jugador. Aún así, lejos de crearle dudas o temores, llega a Santa Mariña con la sonrisa como primera equipación de juego reconociéndonos lo ilusionado que se encuentra ante este nuevo proyecto. También se estrenará en la categoría, pero aún así parece ser muy consciente de lo que le espera y así nos lo dice el joven jugador “me espero una temporada muy complicada en la que tendremos que trabajar todos juntos porque no es una División nada fácil, la máxima de la categoría de fútbol base, y vamos a tener que trabajar duro”. Ideas claras es lo que parece tener Tome ante su futuro más inmediato y también sobre lo que se va encontrar en el vestuario choqueiro, del cual es conocedor “sé que me voy a encontrar con compañeros de muy alto nivel por lo que llego con la motivación de darlo todo en los entrenamientos y en los partidos y obviamente ponérselo complicado al míster Alberto Suárez. Espero que haya una competitividad sana entre todos los compañeros”.

Entendemos que han sido muchas las razones por las que se ha cambiado el escudo a defender esta temporada, además de los atrayente de la categoría, que a nadie cabe duda, fundamental ha sido que en las diferentes etapas de su formación siempre se ha topado con el CD Choco, obviamente como rival, y cree que es un club que “cuida muy bien a sus jugadores” por lo que “me pareció una muy buena oportunidad que no podía desaprovechar”.