El entrenador redondelano se siente muy ilusionado ante este nuevo reto “no me asusta ni la categoría ni el vestuario”.

Diez años han tenido que pasar para que Juan Carlos Amoedo Da Silva regrese al club que le vio nacer. Ese club al que llegó con la fusión con el Casa Paco en el que, por aquel entonces, comenzaban los pequeños a dar las primeras patadas al esférico. Como jugador hasta juveniles, empezó en el tercer año de esta categoría hacer sus primeros pinitos como entrenador de un equipo de las categorías base.  Desde entonces siguió formándose en los banquillos de diferentes clubes, como el Arcade y el RC Celta de Vigo, en los que cosechó éxitos deportivos, pero lo que es más importante, le permitió aprender y adquirir unos conocimientos que ahora tratará de transferir a la plantilla choqueira.

Su juventud queda patente, reflejada en su DNI, ese documento que no mirará a la hora de elegir a sus jugadores, los cuales alguno de ellos seguro serán mayores. Pero no será un hándicap ni un problema para este entrenador que llegar con tanta ilusión como con ganas; porque para Amoedo “la llamada del Presi no me sorprendió sino que me ilusionó, creo que llegó en un momento muy bueno .

Una vez más la entidad redondelana apuesta por la juventud y por un entrenador de la casa. Siempre hemos sido valientes a la hora de apostar por la juventud y por gente de la casa. Pensamos que de esta manera la implicación con el club es mucho mayor. Creo que la apuesta es acertada y nos va a dejar grandes tardes en Santa Mariña”, nos comenta el Presidente de la entidad deportiva, Iván Crespo, quien piensa que Juan Amoedo “reúne todas las cualidades para continuar la línea que lleva el CD Choco en estos últimos años, la cual nos ha dado más éxitos que disgustos

Un compromiso adquirido por el club y el joven entrenador que nos asegura que “no creo que haya nadie con más ilusión de entrenar aquí; es muy difícil que te valoren en tu propia casa”.

Juan no llega para revolucionar nada sino para dar continuidad al ADN del club choqueiro, con una filosofía, una forma de jugar y una forma de entrenar muy característica que Amoedo reconoce seguirá, porque “el estilo del Choco, que comenzó con Jacobo y con Marcos y que continuó con Gonza, es muy reconocible; y el club busca algo parecido conmigo” pero nos reconoce que aunque “conmigo no llega ninguna revolución pues comparto la esencia de este club, pero cada entrenador tiene sus matices y yo tengo los míos, los cuales iremos manejando a lo largo de temporada.”

Y es que para el joven entrenador la esencia choqueira está “en la unión de la afición y el equipo que es lo que lo hace fuerte tanto fuera como en casa; y esto es lo que quiero conseguir” porque si algo le marcó el club a su llegada es el objetivo de la temporada que no difiere del resto y que no es otro que la permanencia sin renunciar, una vez conseguida, a cotas mayores. “Estoy completamente de acuerdo con este objetivo” nos comenta Juan quien añade “a partir de aquí crecer y disfrutar durante toda la temporada”. A pesar de ser consciente de que “me han dejado el listón muy alto” lo que es un reto para Amoedo “me encantan los retos; me ponen, y siempre los afronto con ganas, pero no sólo los del fútbol sino también los de la vida. La evolución del club es tremenda, todo lo conseguido estas temporadas, increíble”.

Y aunque de la plantilla nada cuenta, el entrenador choqueiro si algo tiene claro es que “vengo con la pretensión de renovar a la gente que se lo merece por todo el esfuerzo realizado todo este tiempo. A partir de esto donde necesitemos intentaremos buscar a gente que entienda la esencia del club porque si algo tengo claro que por encima de mis jugadores y por encima de mi  y de mi Cuerpo Técnico, está el escudo” porque para Amoedo la clave del éxito está  en que “sientan en dónde están y para qué están; no para que los vean; su prioridad tendrá que ser la defensa del escudo”.  Y es que si algo tiene claro Juan Amoedo que “ni me da miedo la categoría ni el vestuario”.