El jugador guineano llegaría la pasada temporada a Redondela para reforzar el equipo de Alberto Suárez pero todavía no pudo debutar con la elástica choqueira.

Directo desde Guinea – Bissau aterrizaba en Redondela Ivaldine Da Silva Pereira Pinto, deportivamente conocido como Jú, la pasada temporada como refuerzo del equipo juvenil para conseguir el ansiado ascenso a División de Honor.

Jú tenía por delante un nuevo reto no sólo deportivo sino también personal. Su adaptación a un nuevo equipo y a un nuevo club se sumaban a la de un nuevo país, clima, costumbres, idioma…; y todo ello en tiempo récord. Y como no podía ser de otra manera lo consiguió, Jú sabía que era una gran oportunidad que la vida le brindaba y no la quiso desaprovechar, por lo que se superó a si mismo y pronto se convirtió en uno más del equipo.

Pero su sueño no se hizo realidad al completo pues los temas burocráticos, que siempre van a su ritmo, se arreglaron justo en la semana que se decretó el estado de alarma por la pandemia del COVID-19 e Ivaldine no pudo debutar con el equipo. Eso sí, esto no le impidió entregarse al máximo en cada uno de los entrenamientos y en cada uno de los partidos desde las gradas alentando a su equipo, por eso al igual que el resto es uno de los artífices de la proeza juvenil; el ascenso a División de Honor. “Estoy muy contento con el ascenso porque era nuestro objetivo al principio de temporada”, nos comenta Jú en su presentación.

Pieza importante en el equipo, Alberto Suárez  no dudó en contar con él para la siguiente temporada, como tampoco lo hizo el joven jugador que desea completar su sueño debutando con la camiseta choqueira, a pesar de saber que sus propios compañeros no se lo pondrán fácil pues todos lucharán por ganarse un puesto en el equipo. A pesar de ser conocedor de la competición y de los equipos a los que se enfrentará en este curso liguero Jú nos reconoce que “al principio respetaremos a todos los equipos porque realmente no sabemos con lo que nos vamos a encontrar porque nunca nos hemos enfrentado a ellos antes”.

Jú se considera un afortunado y cree que “es una suerte para todos nosotros el poder competir en esta categoría porque llegar a ella es una bendición” y como el resto de compañeros “tengo muchísimas ganas de empezar a jugar; de hecho por mi ya empezaba a entrenar hoy porque estoy con ganas, con muchas ganas…”

Jú tendrá que esperar un poquito más para ver cumplido su sueño y saciadas sus ganas de ver rodar el balón, porque todavía nada se sabe del día en que empezará la competición. Además, todavía el equipo no está cerrado aspecto en el que siguen trabajando Alberto Suárez, Pablo Couñago y Hugo Álvarez.