1-2 fue el resultado final de un partido en el que los de Suárez merecieron más.

Se sabía que era un partido complicado. Vistaba el Santa Mariña el líder de la categoría pero aún así el CD Choco no se amilanó a pesar de empezar el primer tiempo titubeante. Agazapados en su campo, intentaban evitar las llegadas del equipo vigués.

Alberto Suárez optaba por un 11 formado por Jorge Rojo, en la portería, Anxo, Antón, Pedro, Brais, Miguel Román, Jú, Pablo, Edi, Iago Portas e Iván Porto. Aunque a los pocos minutos saldría Óscar Villar por Portas que salió lesionado. En el sengundo tiempo tendrían su oportunidad Javi Labrada y Manu Tomé.

En el minuto 6 los visitantes se adelantaban en el marcador con un tiro de falta ante el que nada pudo hacer Jorge Rojo. Tras el tanto, los vigueses comenzaron a dominar el partido con la posesión del esférico aunque apenas creaban ocasiones de gol.  A partir de la mitad de este primer tiempo el Choco tras una buena ocasión de Pedro que remata de cabeza una faltar ejecutada por Miguel Román, empezó a cuajarse el cambio del equipo choqueiro.

Pablo tendría una ocasión que se le fue fuera por mu poco y en la siguiente llegada y después de varios rechaces, Iván Porto subiría el empate al marcador.

Sin tiempo para más, se llegaba al tiempo de recreo con el 1 a 1 en el luminoso.

Final de la primera parte: CD Choco 1-1 RC Celta de Vigo

 Tras el paso por vestuarios se vio un partido completamente diferente. Un CD Choco más metido plantaba cara a un RC Celta que le costaba llegar al área redondelana. Con más ocasiones que en la primera parte, el Celta tuvo contó con dos oportunidades para romper el partido a su favor, y sería en la tercera, en el minuto 70 cuando marcó el segundo en una jugada aislada.

Con el marcador y el tiempo en contra, el CD Choco siguió confiando; la más clara para el equipo redondelano la tendría Brais en sus pies pero se va fuera por muy poco.

Finalmente no pudo ser y los 3 puntos viajan a Vigo, en un partido en el que el CD Choco mereció algo más.